¿Qué es IP pública?

Si estás buscando información sobre qué es una IP Pública, qué diferencias tiene con una IP Privada y trucos para ocultarla, estás en el lugar indicado: el diccionario ensalZero donde respondemos a las principales dudas sobre el mundo web.

Y es que, es cada vez más necesario, ya sea debido al auge del teletrabajo, del comercio electrónico (y también por qué no decirlo, de los delitos cibernéticos) que conozcamos los aspectos más básicos sobre la seguridad de nuestros dispositivos a la hora de conectarnos a Internet.

qué es una ip publica y que riesgos tiene: chica conectándose a internet en una cafeteria

Como lo prometido es deuda, empezaré por el principio:

IP Pública: Qué es

Antes de meternos en harina, repasemos juntos el concepto básico de IP- Internet Protocol: se trata un número identificativo único que se asigna a todas las páginas web y dispositivos cuando se conectan a Internet.

Como ya te irás imaginando, una IP pública es aquella que se le adjudica a todos los dispositivos (routers, móviles, ordenadores, televisiones inteligentes, servidores…) para comunicarse a través de una conexión a Internet. Por lo tanto, una IP pública es visible y rastreable a través de todo Internet.

Además, hay diferentes tipos de IP Públicas:

  • IP dinámica: varía cada cierto tiempo, la IP no siempre es la misma. Puede ocurrir con el paso del tiempo o con ciertos acontecimientos como el reinicio del router. La mayor ventaja es que al modificar tu dirección IP, si tu anterior IP ha sido baneada en algún servicio o recopilaada, podrás empezar de cero con una nueva IP. Es el caso típico de IP asignadas por los proveedores de Internet. 
  • IP estática o fija: generalmente son de pago y se utilizan sobre todo para configurar plataformas de correo electrónico o un servidor con bases de datos a través de conexiones FTP donde no interesa que la dirección varíe. Cuentan con la ventaja de presentar una conexión más estable y veloz, muy útil para juegos online o redes privadas virtuales (VPN). 

Resumiendo, sin una IP pública no es posible navegar por Internet, al igual que una página web no existiría en la red en caso de no contar con una IP asociada. El usuario medio no suele conocerla, pero si que es necesario tener esta dirección identificada a la hora de configurar ciertos servicios de Internet como servidores, juegos… 

¿Cómo puedo conocer mi dirección IP?

Si necesitas saber cuál es tu dirección IP Pública, puedes hacerlo rápidamente desde diferentes páginas web que encontrarás con una rápida búsqueda en Google, como por ejemplo «cual-es-mi-ip.net» o «vermiip.es». ¡Hay un montón de webs!

Algunas de ellas, también detectan si tu IP es fija o dinámica y te dan alguna que otra información adicional, como el proveedor de Internet que utilizas, el dispositivo desde el que te estás conectando, incluso tu geolocalización aproximada (país y ciudad).

¿Cómo ocultar mi IP Pública?

Tal y como hemos visto, a pesar de que una dirección IP no identifica a los usuarios como tal, sí que identifica las conexiones a Internet, por eso, es recomendable ocultar o proteger nuestra IP para aumentar al máximo nuestra privacidad, consiguiendo navegar por Internet de manera más anónima a través de un protocolo seguro. 

qué es una vpn

Aunque hay varias maneras de hacerlo, sin duda, la más rápida y sencilla para ocultar tu dirección IP es conectándote a través de una VPN (Virtual Private Network, o red privada virtual), que cifre tus conexiones automáticamente.

Aquí te dejamos una VPN prueba gratis por si te apetece trastear y comprobar por ti mismo algunas de las ventajas que ofrecen las conexiones a través de redes VPN

  • Te permiten conectarte a redes Wi-Fi públicas de forma segura, lo mismo que visitar apps o páginas del banco de manera cifrada, así como realizar compras online con un plus de seguridad.
  • Visualizar contenidos online con la mejor seguridad dentro de tu red privada (incluso acceder a los que no están disponibles en tu región).
  • Bloquear el rastreo del proveedor de servicios de Internet (ISP) que dependiendo de la legislación en vigor, puede compartir datos con anunciantes y terceras partes, en algunas ocasiones sin conocimiento del usuario.
  • Podrás burlar las prácticas de algunos sectores de venta online, mediante las cuales, y conociendo tu dirección IP y con ayuda de las famosas cookies, si visitas mucho un contenido, van variando los precios (algunas páginas web de reserva de viajes, aerolíneas, etc).
  • Ocultan la ubicación, siendo imposible de geolocalizar tu verdadera IP, ya que se mostrará la IP pública de tu servicio VPN.

Riesgos de las IP públicas

El principal riesgo de las direcciones IP públicas es que hoy en día, es bastante sencillo rastrearlas en casi cualquier proceso que realices online. Aunque no tiene por qué ser un peligro, si es cierto que perdemos esa sensación de «anonimato» en Internet.

Por ejemplo: cuando te conectas a un sitio web, tu dirección IP se almacena, cuando compartes archivos a través de torrenting, o utilizas foros, blogs y servidores de juegos online, tu dirección IP se comparte con los administradores de esas plataformas, de igual manera que algunos servicios de correo electrónico incluyen direcciones IP como parte del código del propio correo. También se muestra tu dirección IP a los anunciantes cuando realizas alguna interacción con anuncios online…

Como ves, el uso más habitual de las IP Públicas es su seguimiento en sitios web o navegadores a los que accedes manualmente, con el objetivo de analizar patrones de comportamiento del usuario y conocer mejor sus preferencias de navegación (ubicación geográfica, tipo de dispositivo, preferencias de navegación, duración media de la sesión…etc), para después aplicarlas en anuncios o campañas.

Incluso hay negocios online a los que les interesa mostrar un tipo de contenido u otro dependiendo de la IP. Por ejemplo, Netflix o Youtube, que adaptan los contenidos dependiendo de la ubicación geográfica o el tipo de cliente.

Claro que, aunque se trate de casos extremos, también se podrían utilizan las vulnerabilidades de las IP Públicas para realizar prácticas fraudulentas como Phishing a través del correo electrónico o utilizar la IP de tus dispositivos para ayudarse a realizar ataques DDos en remoto, aunque esto no es algo que suceda habitualmente, ya que tu proveedor de servicios debería estar protegido contra este tipo de prácticas. 

IP Pública: Diferencias con IP privada 

Como ya hemos visto, la diferencia principal entre una IP pública y una privada, es que la pública es identificable desde Internet, sin embargo la privada no, ya que se asigna a una serie de dispositivos conectados entre sí de forma segura dentro de una red privada a la que solamente se puede acceder desde dentro de la misma. 

ilustración sobre los riesgos de tener una dirección ip pública

¿Qué es una IP privada?

Las IP privadas son direcciones creadas específicamente para usarse en redes internas por dispositivos concretos, por ejemplo, un router o un teléfono móvil. Gracias a las IP privadas, los dispositivos pueden conectarse entre sí sin necesidad de conexión a Internet.  Eso sí, para acceder a Internet, estas direcciones se convierten en IP públicas a través de estos dispositivos.  

El ejemplo más habitual es cuando tenemos conectadas a la red de casa, luces inteligentes, un ordenador, un par de móviles y una televisión a la misma red WiFi, asignándoles una dirección IP privada a cada dispositivo, de manera que puedan vincularse y reconocerse entre ellos.

Sin embargo, sin la IP pública, y aun a pesar de contar con una IP privada, los dispositivos no podrían acceder a Internet, es decir, es necesario tener asignada una dirección de IP pública para poder contar con acceso a Internet. 

Otra diferencia importante es que las IP privadas son gratuitas, mientras que las públicas suelen ser de pago – suelen ir asociadas a un servicio o dispositivo que da acceso a Internet (servidores, routers…)

Si buscamos alguna similitud entre los dos tipos de IP, veremos que ambas direcciones IP son muy parecidas, al estar formadas por bloques numéricos. Cada uno de los bloques contiene un número del 0 al 255 y se separan por un “.”. Un ejemplo de IP pública sería  63.45.12.34 y una privada, 192.168.1.3

 

Venga, que ya llegamos al final del artículo… ¿te ha parecido útil esta información?

¡Espero haber resuelto todas tus dudas sobre las direcciones IP públicas y cómo navegar por Internet de manera más segura!

¿Te apuntas a nuestra newsletter?

* Para cumplir con la nueva Ley de Protección de Datos y que tus datos estén seguros con nosotros, debes leer y aceptar nuestra política de privacidad. Tus datos serán gestionados por nosotros, Ensalza S.L y almacenados en Mailchimp, nuestro proveedor de mailing. No tenemos intención de ceder tus datos a terceros salvo mandato legal y siempre podrás ejercer tus derechos sobre ellos. Puedes informarte sobre nuestra política de privacidad al pie de esta página.

¿Necesitas una web? ¡Contacta con nosotros!